Cartagena de Indias: una ciudad convertida en hechizo

 

A orillas del mar Caribe, la ciudad de Cartagena de Indias se levanta sobre Colombia para darle un espacio lleno de historias, belleza, calles inolvidables y numerosas formas para entretener a sus visitantes. Aquí, los visitantes llegan repletos de expectativas y parten con el anhelo de volver a pisar sus hermosas calles.

Vestida con una clásica arquitectura colonial, esta hermosa ciudad es conocida por sus historias de piratas, quienes en la época de la conquista arribaron a esta para desmantelar sus riquezas. Estos hechos hicieron que sus habitantes reforzaran su seguridad con mayor ahínco, lo cual ofreció edificaciones que aún se mantienen intactas.

Considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Cartagena es la mezcla perfecta entre lo urbano y lo colonial, el presente aunado con el pasado en una fórmula ideal. Edificaciones como el Castillo de San Felipe, el Palacio de la Inquisición y la Torre del Reloj son los sitios más visitados por los turistas.

En cuanto a sus playas, resaltan la Boquilla, Castillo Grande, El Laguito y Bocagrande, las cuales arrebatan miradas, invitan a sus exploradores y deleitan a sus bañistas. Cada una de ellas, invitan a los turistas a pasar un rato de relajación sin límites, junto al paisaje que pinta la naturaleza y un ambiente especial.

Cada instante en esta ciudad colombiana se vuelve especial, desde que sale el sol hasta que se acuesta. La vida nocturna es un espacio que alimenta los corazones que deambulan por ella, mostrándole sus mejores secretos que habitan en sus bares, cafés, restaurantes y monumentos bañados de luces que otorgan romanticismo al espacio.

En Cartagena, no falta nada para ser perfecta. La belleza de la historia y la vanguardia se funde en una sola esencia que tiene como reto enamorar y dejarse enamorar por cada uno de los turistas.

No se admiten más comentarios

  • Publicidad